[Entrevista] Diálogo con Sebastián Operto

WEB

Sección | Diálogos

 

En esta nota Sebastián Operto nos cuenta algunos aspectos sobre su recorrido artístico, sus proyectos. Además nos cuenta sobre su exhibición en nuestro espacio y la publicación que la acompaña. Le enviamos algunas preguntas puntuales y otras de nuestro cuestionario fijo. 

 

Hola Seba ¿Cómo va? Contanos cómo transitaste el período de cuarentena, momento para el cual estaba planificada esta muestra. 

Buenas LAVA, ¡Renzo y Belén!

La pregunta es compleja de responder y hay tantos niveles de profundidad como realidades. Todos estamos ya soportando y soportándonos, pasamos por movimientos internos/externos (materiales), que lo sentimos tan codependientes e indefectiblemente deparan en la salud mental y lo emocional. Es delicado y eso que yo hablo desde un patio inmenso con plantas y tengo comida…o sea…un privilegiado. Quizá no sea éste el espacio ni el modo para ampliar, pero en síntesis resistiendo y sacando lo mejor, viendo con otros lentes mi realidad.

Hablando hace un tiempo nos contaste que de chico en Rafaela estudiaste muchos años con una referente de las artes visuales de la ciudad: Lili Giraudo ¿Qué recuerdos tenés de esas épocas?

“Gracias” es mi palabra para ella.

Tengo que ecualizar muchas cosas para hablar de Lili…ya oigo unas melodías que se enciman con voces, pensar ese espacio es acceder desde lo auditivo. Se escucha María Martha Serra Lima y el trío los panchos, un brochazo seco continúa la melodía, prosigue Cesária Evora y se oye el paso de una hoja de un libro mientras que el mágico Vangelis pinta la atmósfera. A esos sonidos se acopla el olor a témpera, libros y la dulce voz de Lili, un clímax, eso recuerdo.

Asocio mucho lo erógeno con el arte, desde como el contexto te estimula, el dar/darse placer. Ella fue muy generosa, viendo a los cuatro años imágenes de “los grandes” y haciendo ejercicios por fuera del texto, por fuera de la historia –oficialista- del arte, sólo viendo…eso no te lo quita nadie. Yo no entré desde “lo intelectual”, sino desde el sentir que es tan o más valedero que leerse mil libros. Fueron trece años ininterrumpidos de estar en su taller –que lo siento tan propio- y todos esos años hacer la muestra de cierre, tengo trece años de muestras desde el vamos, en ese tiempo aprendí mucho.

¿Cómo es el lugar donde producís? 

El escenario que tengo hoy es inmejorable ya que es mi casa de origen, pero en realidad cualquiera que tenga wifi. En ese sentido no tengo muchos inconvenientes, vivo en Rosario en un mono ambiente por lo tanto tuve que tomar algunas decisiones prácticas, de índole espacial digamos. Que no quiere decir que me quede con ganas de hacer tal o cual cosa.

En éste momento cuento con un patio inmenso en la casa de mis viejos donde entreno físicamente y me hice de una habitación para mis cosas.

¿Qué sentimientos te provoca el hecho de que salga una publicación que recopile parte de tu producción?

Me da mucha satisfacción hacerlo material y me da mucha más felicidad saber que no es lo último, es el principio, es la mecha que ya se encendió, ya está, no hay vuelta atrás.

El prólogo está escrito por Mauro Guzmán, a quien respeto mucho, lo que presento es una parte de mi producción –como bien dicen- y es algo que aparece en un preciso momento, quizá ya no haga más eso, es como que uno va probando, vuelvo a esa “libertad”. Abro puertas, no cierro.

¿Qué podés contarle al público sobre la exposición y publicación?

Personalmente siento y veo el arte como algo presencial, dependiendo de cada proyecto por supuesto, el mío reclama presencia hoy por hoy. En parte tengo un pre-supuesto sobre lo que van a ver los espectadores, pero con mis intenciones no hacemos mucho, por eso es tan importante el interlocutor.

¿Qué link nos compartirías?

Podría compartirle mi instagram, https://www.instagram.com/seba.operto/?hl=es-la

Muestro y subo menos del 10% de lo que hago, pero en mi caso lo veo como un portfolio más experimental, últimamente me gusta editar mis fotos, es algo que disfruto mucho; no me interesa ser coherente y especular sobre qué o cuándo subir fotos o contenidos, trato de sacarme esa autoexigencia.