Colección de historias inconclusas, de Sebastián Zelaya

Hace un tiempo estoy trabajando sobre la acción de descomponer la imagen fotográfica y reordenarla bajo una nueva configuración, modificando su materialidad como objeto. Parto de fotografías mal copiadas, con problemas o errores e intento no representar.

Si bien, por una parte, entiendo como representar otorgarle significación a una imagen, por otra, surgen algunos cuestionamientos. ¿Qué significa lo que hago? Aun cuando no quiero representar y mucho menos significar. De alguna manera, esta pregunta articula el trabajo expositivo.

En otras palabras, intento ubicarme en ese espacio imposible e intermedio entre la imagen que representa algo de la realidad y la imagen que se refleja a sí misma como medio. Una imagen que adquiera sentido por sí misma.